Sembrando Amor

sembrando amor6

 

Hoy he querido publicar un texto de un ser que nos cuenta cómo despertó su conciencia, cómo aprendió lo que era el verdadero sentido de la vida. Es sólo el fragmento de una extensa lección emotiva, llena de sinceridad, amor y muchísima humildad.

Cuando viví en la Tierra aprendí mucho. Nací en una humilde aldea donde mi padre cuidaba las tierras de otro, se levantaba muy temprano y trabajaba todo el día; mi madre le llevaba la comida para que no perdiera tiempo ya que no se lo podía permitir, ella cuidaba de nosotros, tres hermanos varones y lavaba la ropa de una familia acomodada.

Yo les veía siempre contentos y pensaba ¿cómo pueden estar contentos con la dureza de la vida que tienen y sin pensar que eso va a cambiar algún día? Me sentía ajeno a todo ello, aquella vida no era para mí. Un día le pregunte a mi padre el porqué no había intentado hacer nada para mejorar las condiciones de vida, que veía que no había tenido ninguna ambición por mejorar. La cara de mi padre cambió, quedó totalmente sorprendido y me habló como nunca lo había hecho, me dejó ver esa parte que ignoraba de él y me dijo que  jamás le había faltado de nada que nos amaba más que a su vida y que después de muchos años de matrimonio seguía sintiendo un amor profundo por mi madre, que no nos había fallado la salud y que mamá se había encargado de tener una casa bonita para vivir y comida sabrosa para estar fuertes y sanos, que podíamos asistir a las escuela porque el señor de las tierras nos los pagaba para que el día de mañana fuéramos personas más preparadas que papá y pudiéramos  vivir dónde y cómo quisiéramos ¿Qué más podemos desear? Me dijo, pero no acabó aquí, siguió diciéndome: Cuando termines la escuela y decidas buscar una vida mejor no te olvides de ser feliz. Cuando lo oí mi corazón dio un vuelco y le abracé, creo que no le había abrazado desde bien pequeño porque yo rehuía las muestras de afecto. Fundido en el abrazo comprendí que lo importante es ser feliz, afrontando la vida. Mi padre en aquel momento fue un Maestro del cielo para mí y al comprender aquello empecé a ayudarle en el campo y a escucharle cuando me contaba cosas de su vida, de sus abuelos que llegaron de otra tierra y se quedaron aquí trabajando las mismas tierras. Poco a poco mi mente fue aceptando muchas cosas, y allí fue despertando mi conciencia comprendiendo qué era la felicidad. Cuando los domingos asistíamos a misa empecé a dar las gracias al Creador por tener la oportunidad de vivir rodeado de sabias personas, humildes trabajadores de la tierra y ricos en conocimiento del alma. Ahora desde donde estoy quiero enseñaros a sembrar amor y poderosas ilusiones que produzcan los frutos que deseéis, hermosos y gratificantes, que os hagan sentir y comprender lo que es en realidad la felicidad plena, como me enseñó mi padre y por  el camino que andéis vayáis abonándolo con buenos actos, que siga creciendo el fruto de vuestro paso para los que vengan detrás, como lo hizo mi padre: sembró amor para que yo lo recogiera.

Soy un Ángel de la Nueva Era que se llamó Eduardo.

©Canalizado por Júlia García. Se concede permiso para compartir sin alteraciones, citando el canal y el sitio web: https://unashorasdeluz.wordpress.com/

Anuncios

10 pensamientos en “Sembrando Amor

  1. Sanoke dice:

    Gracias Júlia!! Gracias Eduardo!! Esta lectura me ha conmovido especialmente… me ha hecho reflexionar en la insatisfacción que suelo acarrear encima… en qué cuando tenga tal y cuál seré feliz… gracias por hacerme reflexionar en VALORAR lo que tengo ahora dentro y fuera. GRACIAS!

    • Sanoke
      Me alegra mucho que te haya servido para valorar lo que en realidad te puede hacer feliz: tu presente y no esperar a que ocurra un hecho idílico para llena tu insatisfacción.
      Un beso.

  2. Lo que aprendió Eduardo y lo que nos enseña ahora es para agradecer mucho. Supongo que un cierto grado de insatisfacción es necesario para evolucionar, lo cual no implica falta de valoración y agradecimiento por lo que ya tenemos. Apreciar cada paso en la vida es una maravillosa bendición. Gracias Júlia y Eduardo!

    • Pues sí Hada, la insatisfacción es una de las cosas que nos lleva a evolucionar si no estaríamos en el Paleolítico. Lo hermoso es lo que el padre de Eduardo le dice: no te olvides de ser feliz que es lo que muchas veces olvidamos buscando mejorar.
      Otra cosa, Eduardo no me contó si se quedó allí toda su vida o tras sus estudios marchó a hacer un máster a New York. jejeje!!! Que no falte el sentido del humor.
      Un beso hada y gracias por aportar.

  3. Camelia dice:

    Hola Julia.
    Que gran texto has elegido y cuánta sabiduría hay en esas palabras! gracias amiga…
    Un besito…

  4. Rosalba dice:

    Hola Julia es la primera vez que entro a tu blog…me gusta e inspira.

    Si muchas veces estamos insatisfechos porque no sabemos valorar lo que es la vida…no percibimos las señales que la providencia nos envía constantemente y sus regalos . en la CONSCIENCIA de lo sencillo con sus luces y sombras…ahí está el secreto y la felicidad.

    Un abrazo Julia.

    • Bienvenida Rosalba,
      Me hace feliz que los textos te gusten y te inspiren. Tus palabras transmiten mucha paz y estoy segura de que estás en proceso de crecimiento personal y espiritual avanzado que aquí puedes compartir cuando quieras.
      Un cálido abrazo.

  5. ESTO NOS DEJA UNA ENSEÑAZA MUY GRANDE

  6. Bienvenida Dioselina,
    Gracias por tu visita y por dejar tus palabras. Espero que la enseñanzas te ayuden.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s