La Vida, un Conjunto de Sucesos (Canalización)

obra de María González Domínguez

obra de María González Doménech

 

La vida es un conjunto de sucesos que no podemos comprender de forma aislada, pero cuando somos capaces de verla en su conjunto sentimos que todo lo sucedido tiene sentido. Conmovedor mensaje desde el punto de Luz Universal, dictado por la hermana Georgina, miembro de la Orden Blanca. Nos cuenta su sacrificada vida.

Fui servidora de la Iglesia en un tiempo donde no siempre pude servir a Dios, tiempos de poderosos controladores de las tierras que sólo querían vivir en la opulencia y el bienestar propio. Muchas hermanas queríamos asistir a los más necesitados y aunque lo hacíamos, no siempre nos daban el permiso ni los medios para ayudar. Vi cientos de personas morir en la miseria por no  consentirnos repartir el sustento que se amontonaba y pudría en las buenas casas. Yo también pasé hambre y sufrí enfermedades que superé gracias a mis hermanas del convento. No es fácil querer servir a Dios y comprender la injusticia de no poder hacerlo. Quise salir de la iglesia pero ya no tenía adónde ir y si lo hubiera hecho sería repudiada por todos y condenada a morir en la soledad del apestado. Sentí una rebeldía interna que me alejaba de la calma que quería sentir. Las hermanas me hacían portavoz de las demandas, algunas, víctimas del miedo me dieron la espalda; no las critico ni las culpo porque no pensaran como yo, y las perdono de corazón por sus agravios. Hablé en nombre de los pobres una y otra vez, algunas ocasiones conseguí mis demandas, que con el tiempo se convirtieron en súplicas. Aprendí a controlar mi rebeldía interna transformándola en humildad y aceptación, ya no pedía con autoridad  y  tono altivo, suplicaba de corazón a quienes correspondía, a veces conseguía sustento para alguna familia, justicia para algún condenado y otras sólo conseguí que se rieran de mí, de mis hermanas de convento e incluso fui agredida sexualmente, para que escarmentara y no me metiera en terreno acotado a poderosos y  sobre todo donde sólo mandaban los hombres.

Después de mi agresión  estuve enferma, recluida en el convento, cuidada con amor por las hermanas, aunque tuve que escuchar comentarios de alguna que decía que me lo merecía. Cuántas cosas acudieron a mi mente en aquellos días, cuántos porqués busqué, cuántas dudas de mi fe. Fueron tiempos de catarsis, ajena a lo que sucedía y apartada de las obligaciones de la comunidad. Mi enfermedad en realidad era un hundimiento personal y espiritual  que muy poco a poco fui superando. Mi tiempo de pedir al hombre había terminado, a partir de entonces me recluí en mí, conectada a Dios. Ya no necesitaba hacerme tantas preguntas, la fe que  había hecho hacerme servidora de Dios no podía ponerla en duda, pero comprendí que la frustración del idealismo de mi juventud no podía interponerse en mi labor espiritual. Un día supimos que una súplica que había hecho tiempo atrás a un señor poderoso de la zona, se nos había concedido, regalándonos una extensa finca agrícola para que la trabajáramos nosotras, e hiciéramos con las cosechas lo que a bien quisiéramos. Trabajé en la tierra día a día hasta extenuarme y cuando las cosechas de trigo lo permitían repartíamos a las familias que venían a pedir ayuda. Mi humillación no fue un castigo de Dios sino una acción horrible de aquellos hombres, pero sé que la entrega de las tierras  fue claramente un regalo del Cielo a través de aquel hombre, que intentó limpiar la culpa y la vergüenza de que su hijo hubiera intervenido en mi violación.

Los últimos veinte años de mi vida los pasé cuidando con gran amor las fértiles tierras, que fueron mi forma de servir a las personas necesitadas y mi agradecimiento a Dios por darme esa oportunidad con la que yo soñaba.

La vida es un conjunto de sucesos que no podemos comprender de forma aislada, pero cuando somos capaces de verla en su conjunto sentimos que todo lo sucedido tiene sentido.

Ahora desde la paz espiritual siento la fuerza de cuando era joven, creyente en Dios y en la bondad del hombre, porque veo sus vidas en conjunto y comprendo cada detalle por pequeño que sea.

Creemos en ustedes y en sus procesos por complejos y dolorosos que parezcan. Así como el Creador lo hace, nosotros, sus creaciones espirituales, así lo hacemos, no por obediencia sino por evidencia.

Les mando amor desde el punto de Luz Universal.

¡Hágase!

Yo soy hermana Georgina de la Orden Blanca

©Júlia García Cervera. Se concede permiso para compartir sin alteraciones, citando la autora y el sitio web: https://unashorasdeluz.wordpress.com/

Anuncios

4 pensamientos en “La Vida, un Conjunto de Sucesos (Canalización)

  1. “Comprendo cada detalle por pequeño que sea”; sí, cuesta mucho comprender cuando vemos la vida en sus fragmentos. Muchas veces los seres con los que conectas nos hablan de la dificultad que tenemos para ver los acontecimientos con la perspectiva necesaria. Sí, tenemos que confiar en esa perspectiva y ser conscientes de nuestra limitada visión.
    Gracias Hermana Georgina. Gracias Júlia. Besos

    • Creo que vemos la vida como cuando miramos un cuadro de cerca, no apreciamos el conjunto de la obra.
      Confiemos en comprender algún día el conjunto de esos detalles.
      Mucha Luz, Hada!

  2. patricia dice:

    Una vez mas, gracias Julia por compartir…Me dio pena la vida de Georgina, quizas hasta me senti avergonzada por llorar de mis cosas cuando gente como ella paso por una verdadera injusticia y supo seguir adelante y aun mas, comprender que su dolor y el de la gente pobre a su alrededor era un camino hacia algo mas grande: la liberacion de poder comprender en algo la vida.
    Tienes razon, los eventos, las personas, la vida misma lleva un matiz integrado, nada es independiente…todo pareciera que interactua para un fin. La sabiduria es poder observar claramente ese “todo”. Hermoso post.
    Mis agradecimientos.
    Besos, feliz dia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s