Corazones Dormidos

sin ver

Un Ángel de la Nueva Era nos ayuda con sus palabras y experiencia a despertar nuestros corazones dormidos. Somos incapaces de sentir la plenitud de la vida por miedo o por pensamientos absurdos, limitantes e innecesarios que ocupan parte del tiempo. Algunos  de esos pensamientos son creados por nosotros, otros lo fueron por nuestros ancestros que con su fuerte influencia deforman nuestra realidad. Nos habla también del corazón espiritual y su latir eterno.

 

Cuando mi anciano corazón dejó de latir empecé a sentir mi verdadero motor de vida, el que no dejó de palpitar nunca: el corazón espiritual. ¡Cuán dormidos vivimos! ¡Cuán equivocados estamos queriendo mantener todo lo que aprendemos de pequeños como si fuera una ley! No sabemos pensar, sólo imitamos a los que pensaron antes, estamos inmersos en un sueño profundo cuando creemos estar despiertos y vivos, pero la mayor parte del tiempo dormimos profundamente, después entramos en periodos de letargo o semiinconsciencia en los que sentimos que podemos despertar, pero sólo lo hacemos pocos momentos. Cuando lo hacemos aprendemos, sentimos, amamos, apreciamos la vida… pero casi siempre volvemos a dormirnos en la costumbre, la monotonía, la pasividad, el conformismo, en la oscuridad del que no abre las ventanas para ver la luz que existe fuera. La luz que muestra los caminos.

¿Cuántas veces no recordamos algún periodo de nuestra vida? ¿Cuántas veces olvidamos a personas que estuvieron a nuestro lado? o ¿cuántas veces olvidamos los favores? Trabajamos, paseamos, comemos o interactuamos por inercia, sin ningún interés por nada ni por nadie, sin pensar, sin sentir o sólo nos preocupamos por nuestro entorno inmediato o por nosotros mismos, aislándonos en burbujas cómodas que hemos creado. Nos abandonamos a lo que llegue porque no queremos despertar por no sufrir, y por el miedo a sufrir no gozamos de la vida y del amor. No comprendemos lo que ocurre porque los que pensaron antes no lo comprendieron o hallaron respuestas que no nos valen. No sentimos la plenitud de la vida por miedo a soltar o cambiar lo que conocemos. Nuestra limitación  nos la enseñaron y  no somos capaces de desprendemos de ella. Lo que llamamos pensamiento es pura maraña de ideas no argumentadas desde la verdad  sino desde una mente condicionada, influenciada y dormida; escribimos guiones de una vida que no existe y lo hacemos dormidos. En cuanto despertamos la mente ligera de condiciones y frenos fluye libremente por la vida real, esa que en algún momento sentimos que existe.

¡Despertad hermanos, despertad! Pensad por vosotros mismos, respetad lo que os enseñaron y a quienes lo hicieron pero aprended vosotros, bien despiertos, sin miedo a sentir, superando la timidez; amando la vida y al prójimo porque todos están dormidos esperando algo que les despierte. ¡Quitaos la densa venda de los ojos y despertad!

 No hace falta que deje de latir el corazón humano para sentir el corazón espiritual, ese corazón que late desde el principio de los tiempos y lo seguirá haciendo toda la eternidad.

©Júlia García Cervera. Se concede permiso para compartir sin alteraciones, citando la autora-canalizadora y el sitio web:   https://unashorasdeluz.wordpress.com/

Anuncios

6 pensamientos en “Corazones Dormidos

  1. sanoke dice:

    Gracias Júlia! Gran texto para volver a reflexionar y leer con calma. El miedo y la falta de confianza en mí y en la vida me impide ver y despertar… ojalá algún dia en mi caminar tenga el coraje de quitarme la venda. Gracias por tu servicio a la humanidad.

    • Hola Sanoke,
      Reconocer los miedos y no esconderse tras ellos es un gran paso para sacarse esa tupida venda, esa que impide ver la vida tal como es, para afrontar las dificultades del camino y también gozar en plenitud.
      Un abrazo.

  2. Por diferentes medios he visto una idea que creo que viene muy bien aquí. Cuando se dice que Dios nos creó a su imagen y semejanza, me quedé impresionada sobre una respuesta en la que coinciden diversas personas, y es ésta: que esa imagen y semejanza hace alusión al acto de crear. Quizá olvidamos que tenemos un permiso creativo que en muchos casos utilizamos mal y en otros ni siquiera utilizamos.
    Gracias por el mensaje.
    Besos

    • Pues sí Hada, creo que a lo que se refiere la frase de que Dios nos creó a su imagen y semejanza se refiere al poder creador que tenemos porque en realidad no estamos tan separados de Él.
      Un abrazo.

  3. Angel dice:

    Hola Julia, muchisimas gracias por el mensaje… justamente hoy mismo meditando recibi un mensaje muy parecido… no era largo pero se refería casi a lo mismo, solamente que mas personal, más sobre mi… pero es muy interesante… muchas gracias!! bendiciones Julia

  4. Hola Angel,
    Cuando las señales se repiten es porque debemos estar alerta.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s