La Vibración del Alma

dona al mar 3 (2)

¿Por qué las almas que contactan desde la Luz coinciden en contar que cuando llegan allí sienten mucha paz, amor incondicional y perdón? Sigue leyendo

Anuncios

Almas Desconectadas que nos Causan Sufrimiento

miedo 2

Nos habla un alma que cuando cruzó a la Luz quiso ver el infierno. Le dijeron que ya había estado en él, porque estuvo años sobreviviendo en un campo de exterminio nazi. Él siguió insistiendo poder ver el infierno de verdad, y le dijeron que el infierno es algo personal y que se vive en la Tierra, sí, es verdad que para las personas que han causado mal a otras su evolución es diferente, pero no existe el infierno como tal. No quedando muy conforme todavía, le mostraron almas perdidas en la dimensión terrenal, los que llamamos astrales, almas que se pierden confundidas o que les cuesta aceptar su final como humanos y otros que por motivos diferentes no cruzan a la Luz. Sigue leyendo

Del Desapego a la Implicación

nen pobre 3

Demasiadas veces he oído que debemos desapegarnos de lo externo, de lo ajeno, incluso de las circunstancias propias, para convertirnos en espectadores, aceptar las cosas sin identificarnos con ellas. A veces es conveniente, porque puede resultar un buen mecanismo de defensa, pero vivimos una experiencia terrenal y debemos intentar aprender de lo mundano y evolucionar con las experiencias propias y comunes. Sigue leyendo

El Perfeccionismo y la Felicidad

perfeccionismo 6

El perfeccionismo puede causarnos inseguridad, porque ponemos expectativas muy altas. Si no las conseguimos buscaremos los errores y nos sentiremos culpables, bajará la autoestima y estaremos fuertemente debilitados y vulnerables, será fácil caer en el victimismo y cuando nos sintamos victimas culparemos a los demás. Sigue leyendo

Mi Experiencia con el Ho’oponopono

Ho'oponopono

Hace unos años, movida por la curiosidad, fui a un taller de Ho’oponopono, aunque no salí muy entusiasmada, me seguí interesando por esa práctica. Leí e investigué todo lo que pude sobre el tema y practiqué por un tiempo. Repetía una y otra vez aquellas palabras que tanto significado tienen para los que estamos en el camino de la espiritualidad consciente: Lo siento, Perdóname, Gracias, Te amo. Las repetía a modo de mantra y con conciencia cuando estaba en algún lugar hostil, cuando atendía a mis clientes, y cuando entraba a mi meditación. La verdad es que cuando estaba sola no podía dejar de repetirlas, no me las podía sacar de la cabeza, casi obsesivamente. Sigue leyendo