Nuestros Guías Espirituales

guías espirituales

Los Guías Espirituales nos acompañan desde que nacemos hasta nuestro traspaso al mundo de las almas, ellos nos asisten, guían y ayudan toda la vida. Nuestros seres queridos fallecidos, nos visitan y nos transmiten su fuerza y amor, incluso colaboran con ellos, pero no son nuestros guías.

Este artículo es sólo una breve y sencilla explicación. Lo escribo  en respuesta a los muchos correos que me mandáis y aunque lo intento, no siempre puedo responder.

Hay mucha confusión a la hora de hablar de nuestros Guías Espirituales, los que nos acompañan y ayudan desde el mundo intangible de las almas. Hoy quiero contaros muy brevemente, por mi experiencia, quiénes son y qué función tienen. A algunos de vosotros os costará aceptar que vuestros seres queridos no os asisten constantemente y que no son los que os guían y velan, aunque os acompañan muchas veces.  Otros, os sentiréis más tranquilos al saber por qué no son ellos quienes os guían.

Cuando nacemos, tenemos asignados unos Seres-Guías que nos acompañarán durante toda la vida, son Seres preparados para hacerlo, almas elevadas que algún día fueron humanos, otros nunca lo han sido, como los Ángeles, que son muchísimos. Con frecuencia veo a los Guías de las personas uno a uno, pero a veces los veo todos juntos. Pueden ser muchos, que a lo largo de la vida nos irán orientando en la función que tengan asignada, así que no siempre actúa el mismo guía y no siempre hay sólo uno. Hay Seres femeninos y masculinos, asexuados, niños y adolescentes. Todos tienen un potencial energético fuera de lo que conocemos en vida. Se me presentan como un coro de Almas, en su centro hay un Ser que rige el orden, le llaman “Alma Mater” esta Alma, muy conectada a nosotros, acostumbra a dirigirse a mí en nombre de todos. Muchas veces veo esa “Alma Mater” con una apariencia muy joven, adolescentes, casi niños; quizá se presentan así por el grado de pureza que en la Tierra tiene una persona de su edad. Aunque a veces son puntos de luz alrededor de la persona, para que yo pueda sentirme más cómoda y hablar con ellos, se presentan en forma física-etérea. Veo a menudo sus caras con nitidez.

Nuestros Guías nos hablan, nos susurran, se comunican a través de la transmisión de pensamientos, de coincidencias, de intuiciones…algunas veces los sentimos, pero la mayoría del tiempo vivimos ajenos a su presencia.

Algunos de nosotros creemos en Ángeles, en la Madre María, en Jesús, otros practicamos el budismo, otros estudiamos la Cábala…pero lo que yo percibo va más allá de un estricta ideología y religión, son seres con gran humildad, de todas las razas, vestidos de formas diferentes, aunque veo a muchos que visten túnicas blancas, azules, violetas, naranjas… de forma habitual les llamo ayudantes de Dios.

Cuando hago consultas, a menudo me preguntáis si puedo conectar con vuestros Guías, la mayoría de veces así lo hago, transmitiendo  consejos muy valiosos, pero algunos de vosotros os quedáis tristes porque no son vuestros familiares los que os hablan, incluso me decís que me equivoco, algunos os enojáis…porque no aceptáis la realidad, quizá influenciados por personas que os dicen lo que queréis oír, que vuestros familiares os cuidan y siempre están con vosotros. También hay almas perdidas y aferradas a la tierra, pero no es el tema que relato hoy.

Cuando partimos, quizá tardamos unos días en separarnos de nuestros seres queridos y de nuestro mundo, pero debemos avanzar, nunca aferrarnos a un lugar que ya no es el nuestro. Nuestros Guías, los que nos han acompañado toda la vida, junto con otros Seres en la Luz, nos ayudan a superar el apego terrenal y a avanzar espiritualmente. Tendremos mucho tiempo para aprender cosas nuevas y comprender infinidad de detalles de nuestra vida, solucionar problemas con otros seres humanos, perdonar, perdonarnos y sentirnos perdonados por aquellos a los que ofendimos; nos llega un tiempo de liberación, purificación y unión con la Energía Divina, un tiempo en que conoceremos a Dios, al Alma Suprema…

Por eso nuestros seres queridos, sólo vienen a vernos de vez en cuando, no siempre, ya que ellos están en otro estado de conciencia que no debemos perturbar llamándoles constantemente. Cuando vienen, nos transmiten una fuerza amorosa que algunos sentimos, porque su cercanía nos evoca momentos que un día compartimos. Algunos percibimos su presencia, porque sentimos una caricia en el rostro, en el pelo, otras veces sentimos su olor, otras sentimos su presencia o su voz…ellos vienen cuando pueden, nunca dejan de amarnos, pero al superar poco a poco el apego a la vida que dejaron atrás y  comprender que pronto volveremos a estar juntos, permiten que nuestros Guías nos presten su sabia ayuda.

A nuestros Guías les podemos llamar siempre que  necesitemos ayuda, paz, claridad mental, cuando necesitemos saber hacia dónde dirigir nuestros pasos, para saber qué podemos hacer cuando las dudas nos agobian, cuando nos sintamos solos y dolidos…pero también en nuestras meditaciones, oraciones o momentos de introspección, para sentirnos integrados a la vida terrenal sin perder nuestra identidad espiritual. A nuestros seres queridos fallecidos les mandaremos Luz para que su tránsito sea fácil, sin apego terrenal, no les pediremos ayuda cuando hace poco que han partido, ya que será como no dejarlos avanzar. Eso no quiere decir olvidarlos, eso significa amarlos, no sólo con el corazón, sino con la conciencia despierta.

 

©Júlia García Cervera. Se concede permiso para compartir sin alteraciones, citando la autora y el sitio web: https://unashorasdeluz.wordpress.com/

Anuncios

12 pensamientos en “Nuestros Guías Espirituales

  1. Catalina dice:

    Hola querida Julia,
    Que atributo mas inalienable con el que DIOS, colmo tu Ser.
    Es un verdadero gusto, el que nos hagas participes de toda esa bondad y amor puro.
    Un abrazo, tan largo como la distancia que nos separa..!!!.

  2. patricia dice:

    A veces me pregunto si esos guias espirituales no fueron tambien familiares en otras vidas, me pregunto si un dia se separaron y les costo volber a encontrarse, pero en cierto momento lo hicieron…y aunque no puedan unirse en esta vida, uno de ellos se convierte en un guia espiritual….
    El dia que dejemos todo apego podremos comprender que en realidad todo tiene sentido como es presentado por eso quizas es bueno recordar que los familiares en esta vida a veces tambien tienen que recorrer su camino…asi no sea como guia espiritual.
    Gracias por compartir! Es tan enriquecedor leerte.
    Besos, feliz dia!

    • Hola Patricia,
      Tiene mucho sentido lo que dices, otro día hablaré de ese tema.
      Aquí en la Tierra tenemos un número relativamente reducido de familiares, pero allí arriba tenemos una gran “familia espiritual”
      Un abrazo!

  3. Luz dice:

    Bello, mi ser se alimenta de cada palabra de este texto, es tan reconfortante, es una nueva manera de ver lo que somos y llegado el momento de partir o que algun ser amado parta de este mundo tangible, saber que existe una continuidad.

  4. Así es Luz, vivir en la fe y el conocimiento de que existe una continuidad, de que sólo abandonaremos la densidad, y seguiremos vivos, reencontrándonos con los que partieron, entonces comprenderemos lo que ahora nos resulta confuso o incomprensible.
    Un abrazo.

  5. Gracias por este texto tan clarificador. Sólo me queda señalar esa unión con Dios a la que todos llegaremos y de la que nos hablas; una unión que últimamente parece difuminada en muchos textos, como afirmando la existencia de otros seres y otros mundos, pero que suelen pasar de puntillos el tema de la existencia de Dios. Gracias por dejarlo claro aquí.
    Besos

  6. Angel dice:

    Hola!… gracias por compartir todo esto siempre, ayudan a comprender muchas cosas, yo por mi parte solo he conocido a un solo guía, o por lo menos es el que más frecuente se me ha presentado. Aunque aún me cuesta concentrarme, por eso aveces no se si es solo mi mente o realmente está allí mi guía.

    Bendiciones!!!!

  7. Cuando se empieza en este mundo siempre falta la seguridad, a todos nos ocurre, pero una señal de que es cierto es que siempre te hable el mismo, es el que se encarga de abrirte al mundo espiritual consciente. Cuando hayas adquirido confianza y hayas comprobado cosas empezarán a comunicarse otros Guías.
    Bendiciones para ti.

  8. Rocío dice:

    Hola Julia, me alegra enormemente haber encontrado este blog por la red. Era justo lo que estaba buscando. Gracias por regalarnos un poco de tu sabiduría. Veo que ya en un comentario otra persona te preguntó lo que llevo un tiempo cuestionandome. ¿Puede una persona que conocimos en otra vida ser nuestra guía espiritual? ¿Un ser amado tal vez? ¿Dónde podría encontrar información sobre ello? ¿Sería bueno contactar con ellos? ¿Cómo sería posible la comunicación? Muchas gracias. Creo que es algo apasionante.

    • Hola Rocío, bienvenida al blog.
      Un ser querido de otra vida puede ser un guía en nuestra actual encarnación si ha llegado al nivel de evolución espiritual necesario. Podemos contactar con ellos de diversas maneras como cito en el texto, la mayoría de veces nos nos damos cuenta de su presencia y menos de las respuestas a nuestras preguntas o pedidos. No voy a negar la inspiración de cada uno para solucionar problemas o despejar dudas pero muchas veces se comunican a través de transmisión de ideas que creemos propias. Pide que te den pruebas de su presencia y te aseguro que las tendrás.
      Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s